Concentración de Bomberos

El 27/09/2017 20:53:21 h. por Gabinete de prensa
Concentración de Bomberos
Cartel
Antes de la aprobación de la Ley 7/2011 de los Cuerpos de Bomberos de la Comunidad Valenciana ya denunciamos que sería una Ley muerta, ya que el primer acto en su elaboración consistió en la exclusión de la representación mayoritaria de los bomberos en los debates y negociaciones que precedieron a su redacción y posterior aprobación.
Tras seis años de su entrada en vigor, los intentos de reforma en parte de su articulado no hacen sino ratificar esa afirmación y suponen el parcheo de una ley que ante todo refleja la falta de voluntad política de la Generalitat, con anteriores Gobiernos y ahora con PSOE-COMPROMÍS, para defender un modelo de Servicio de Emergencias verdaderamente público y profesionalizado.
La Ley 7/2011 nació muerta, en primer lugar, porque en la Mesa Autonómica creada para su debate y elaboración se marginó deliberadamente a la mayoría de la representación sindical de los Consorcios Provinciales y Ayuntamientos convirtiéndola en una Mesa de Administración Pública donde sólo tienen derecho a estar representados los sindicatos mayoritarios en dicho ámbito: CCOO y UGT. La falta de representatividad, de transparencia y de participación democráticas se manifiestan de este modo como el resultado lógico de un sistema obsoleto en el que todo parece pactado de antemano entre gobiernos y unos sindicatos “mayoritarios” institucionalizados que se erigen como únicos representantes de los trabajadores.
En segundo lugar en la Ley se destaca una redacción ambigua en los artículos que se refieren a servicios auxiliares: bomberos voluntarios, brigadas forestales, protección civil, bomberos de empresa... que no es inocente sino premeditada. Dicha redacción favorece la interpretación arbitraria de esos artículos facilitando finalmente la derivación de servicios y contratas al sector privado (a menudo vinculado con descaro con algún cargo público) y a los servicios de voluntariado, con la consiguiente precarización de un empleo que debería ser público en su totalidad. El oscurantismo y falta de control democrático son la antesala de la corrupción política y económica y, en ese sentido, hay que destacar los diferentes casos producidos durante años, en los que mientras se saqueaban las arcas públicas, se difundía cínicamente la idea de que la externalización de servicios de responsabilidad pública al sector privado los mejoraba y abarataba.
Mientras tanto la contraparte en la negociación, UGT y CCOO, mantuvo la boca cerrada. También queremos recordar la nulidad de la cláusula que permitía a la Consellería facilitar titulaciones de grupo B, algo necesario para poder implementar la ley, y que no fue más que una chapuza jurídica de los firmantes de la ley y que no demuestra más que su absoluta incapacidad para gestionar cualquier servicio público. Esa nulidad ha supuesto un gravísimo problema para la gestión de los servicios de bomberos desde su publicación y un engaño a las diferentes plantillas de los speis, frente a ello, en vez de rectificar, pretenden volver a implementar una chapuza que, seguro, volverá a caer ante los tribunales.
Llega un momento en que, tras las justas reivindicaciones laborales de las brigadas forestales, tanto salariales como de condiciones de trabajo, a la recién creada AVSRE con su Director al frente Jose Maria Angel Batalla como responsable, sólo se le ocurre justificar un aumento salarial con un aumento de funciones en emergencias, en las que los seis servicios de bomberos profesionales de las tres provincias son los competentes. Es aquí donde se origina el conflicto de competencias y donde la asunción de funciones, redactada con la consiguiente ambigüedad, coloca a los rebautizados bomberos forestales en una situación de confusión, incompetencia e inestabilidad donde no se sabe si “podrán” o “deberán” hacer frente a siniestros para los cuales no tienen ni medios ni formación, añadiéndose además la más que posible inseguridad jurídica.
Frente a los intentos de presentar este conflicto funcional y competencial como un enfrentamiento corporativo, esta plataforma apoya las reivindicaciones laborales de los bomberos forestales, y defiende además que en el futuro pasen a depender administrativa y laboralmente de la Administración Pública mediante los procesos legales pertinentes con unas condiciones laborales dignas y unas funciones y competencias claras que no solapen e invadan las de los Cuerpos de bomberos, y que sean la base de un futuro Servicio Público Autonómico de Emergencias en cuya estructura tengan cabida en el ámbito forestal. De hecho este es el modelo imperante en la Comunidad de Madrid o en la de Cataluña, y desde hace muchos años.

Por tanto solicitamos de nuevo al Dr. General de la AVSRE Jose Maria Angel Batalla que convoque a todas las partes implicadas en los Servicios de Emergencias a una MESA SECTORIAL AUTONÓMICA DE EMERGENCIAS donde se aborden los temas aquí expuestos y la problemática actual del Servicio, y donde se creen las bases para una gestión pública y global de las emergencias con un cuerpo único. 

Escribe un comentario




Introduce el siguiente texto




© 2.004-2.009 | Todos los derechos reservados.Grupo Editorial Vinalopó
sugerencias a: info@periodicovinalopo.com
publicidad: info@periodicovinalopo.com
Redactores

Powered by 60euros.com a justdust.es Company.