¿Es legal el aceite de cannabis?

 

Ciertamente se ha comprobado que el aceite de cannabis ha permitido el alivio de distintas dolencias y malestares. No obstante, parece que la polémica sobre el uso de este producto que se deriva principalmente del cáñamo no termina, porque a pesar que distintas naciones han regulado la normativa de su producción, aún quedan muchas dudas en la población sobre este tema.
Son incontables las discusiones que se han generado en todo el mundo sobre la legalización de esta planta para usos terapéuticos y medicinales, afortunadamente los beneficios que han mostrado distintos usuarios con el uso de los componentes no adictivos del cannabis han permitido expandir estos productos a distintas partes del mundo.
¿Qué ocurre con los componentes del cannabis?
La principal preocupación de las personas cuando se habla de utilizar un producto derivado de las cepas del cáñamo es que pueda generar adicción o tengan que sufrir los efectos secundarios de un psicotrópico, pero estas dudas se generan a raíz de la falta de conocimiento sobre los principales componentes del cannabis. Por eso es importante hacer clic en este sitio web para conocer con detalle los principales elementos que integran el aceite de esta planta.
Es necesario aclarar que el cannabis está compuesto por THC que es utilizado por muchas personas como estupefaciente, y es precisamente de este elemento que se ha derivado la discusión, pero también es cierto que contiene cannabidiol, el cual es un cannabinoide que no causa adicción y tampoco actúa como psicotrópico, lo cual lo convierte en una planta experimental perfecta para múltiples utilidades relacionadas con la medicina.
¿Cuál es el porcentaje de cannabidiol y de qué manera se obtiene el aceite?
La ventaja del cannabis sativa es que tiene una concentración de cannabidiol en un 40%, lo cual reduce considerablemente la posibilidad de que los efectos psicoactivos del Tetrahidrocannabinol puedan interferir en el uso medicinal de esta planta. Aparte, el proceso de producción del aceite es un procedimiento especialmente cuidado, ya que hay diferencias notables entre la producción del aceite de cáñamo normal y el que tiene mayor concentración de cannabidiol o CBD.
El aceite de cáñamo se obtiene mediante el prensado en frío de sus semillas, mientras que el de mayor concentración de CBD es posible obtenerlo después que la planta haya sido recolectada y se extrae su resina para disolverla en una solución y así conseguir un extracto con altas concentraciones.
¿Para qué sirve?
Definitivamente lo que ha propagado el uso de este medicamento son los extraordinarios resultados que ha generado en muchas personas, y es que precisamente este remedio natural tiene propiedades antiinflamatorias y antiespasmódicas que han permitido la recuperación de muchos pacientes con condiciones de salud crónicas. Este producto cuando se administra de forma oral tiene efectos más inmediatos, ya que inyecta mayor energía y fuerza al organismo.
También este componente sirve como analgésico y activa los recursos del cuerpo que están desactivados. Asimismo, sirve para controlar las náuseas y el vómito, el insomnio contrarresta los problemas de la esquizofrenia, la ansiedad, la diabetes, las alergias, el asma y los dolores crónicos, ni decir del impacto positivo que ofrece en los problemas de salud relacionados con la piel.
¿Dónde es legal su uso?
Conseguir este producto es muy común en distintos países, sin embargo, cuando se refiere a Europa, un decreto del año 1999 permitió la legalización de las cepas de cáñamo dentro del territorio español para la producción industrial, materiales textiles y suplementos alimenticios.
No obstante, la concentración de THC debe ser inferior al 0,2%. En el caso de los Países Bajos también es normal que los médicos recomienden el uso de estos productos medicinales para la esclerosis múltiple, el VIH y los dolores crónicos.
En lo que se refiere al Reino Unido se permite el uso de estos productos pero con una concentración de THC menor al 0,05%, mientras que en los Estados Unidos el avance en este sentido va a pasos agigantados, ya que se puede conseguir en farmacias el primer fármaco compuesto por CBD, el cual ha sido denominado Epidiolex y sirve para tratar casos de epilepsia severa en niños pequeños.
De igual manera, el cannabis medicinal se puede conseguir en países como Holanda, Dinamarca, Rumania, Italia, Austria y Bélgica. Asimismo, Suiza, Luxemburgo y Canadá se han sumado al uso terapéutico y medicinal de esta planta.

 

Definitivamente el uso del CBD se perfila como un componente que será integrado a distintos productos medicinales del futuro, ya que sus beneficios en el alivio de distintas dolencias y enfermedades está por encima de las controversiales discusiones que se han generado en distintos parlamentos y organizaciones mundiales, por lo cual se espera que en los próximos años el aceite de cannabis esté presente dentro del conglomerado de medicinas de muchas farmacias de todo el mundo.


Comentarios

Escribe un comentario




Introduce el siguiente texto




© 2.004-2.009 | Todos los derechos reservados.Grupo Editorial Vinalopó
sugerencias a: info@periodicovinalopo.com
publicidad: info@periodicovinalopo.com
Redactores

Powered by 60euros.com a justdust.es Company.